domingo, junio 17, 2012

Todo cambia.

Las formas cambian. Las vidas se alejan, quien sabe si en algún otro mundo te llegue a encontrar. El destino tenía preparado el final más triste de todos los cuentos. Quizás mi corazón perdió forma y se acurrucó en la piedra que se ha vuelto. Es díficil comprender, es díficil comprenderme. Lo sé. Más sobrellevarme, sé que lo fue. Agradezco la paciencia y tolerancia que tuviste todos éstos años. Dios y yo sabemos cuanto tuviste. Eres y serás una gran persona, la vida siempre te pone a prueba y me pone a pruebas. Creo que ambos hemos sido capaces de superar mil cosas, ésta no será la excepción. Y aunque en mis noches suelo pensarte e imaginarte, no volveré a lastimarte. Recuerdas cuando te decía que ¿yo nací para estar sola?...ahora puedes comprenderlo y darle sentido a ese sin sentido. No me agrada dañar a la gente que quiero. Sin embargo; lo hago igual. Nunca quisé lastimarte. Y espero si en algún momento o circunstancia leas esto, lo sepas. No volveré, no por que no te quiera, no volveré por que no pretendo hacer daño. Se supone que la gente que quiere no hace daño... Soy yo la que nunca aprendió a querer, quizás nunca me enseñaron, quizás nunca lo viví para revivirlo...Y por lo mismo cierro las puertas a todo acontecer. Recordaré todo aquello que tuve y perdí, viviré de recuerdos, caricias de quienes quisieron entregarlas en un momento erróneo, quizás siempre fue erróneo. Para mí.

5 comentarios:

Coleccionista de sueños imposibles dijo...

Es muy triste :(

clave de sol dijo...

=´(
no creo que no sepas, puedas o quieras querer....

todos y cada uno queremos a nuestro modo...

Seo dijo...

que triste es tu texto... hay partes en las que me veo a mi misma

saludos

lenika dijo...

A veces con querese no es suficiente...

Nuevo blog espero que te guste.
http://librosqueleerantesdeestarmuerto.blogspot.com.es/
Un beso!

Psic.Yoyo dijo...

que bonito tu blog colega, como siempre tan romantico.... muchos saludos desde mexico...